Dariana

5 años

“Vivo con mi mamá y 2 hermanitos. Mi mamá nos lleva a cada semana a las actividades porque son muy chéveres, allí me enseñan muchas cosas, me enseñan las vocales y las letras del abecedario, con unas cartillas hacemos ejercicios y aprendemos palabras. También me leen cuentos que son muy divertidos y de ellos aprendo. Quiero estar allá cada 8 días, es lo máximo!”

Juan Diego

16 años

“Vivo con mi mamá. Inicie con la fundación desde el primer día que doña Paula vino al barrio, ahora estoy en grado once y ya no vivo allí…Aprendí muchas cosas entre ellas la comprensión de lectura que tan difícil se me hacía, allí me enseñaron técnicas para comprender y entender lo que leía. Además, creo que soy ahora mejor persona por lo que allí aprendí durante 3 años. Este programa es muy valioso” 

Yeimi Paola

9 años

“Vivo con mi mamá, mi abuela y 6 hermanitos. Yo no puedo ir al colegio porque mi mamá es muy pobre y no nos puede enviar, tengo un problema desde que nací y no puedo caminar normalmente, por eso me gusta que mi mamá nos traiga a la fundación porque acá nos dan amor, nos dan el algo y también nos enseñan a leer, me muestran cartillas para aprender las letras y leemos cuentos muy buenos”

Andrés Mauricio

10 años

“Estoy en cuarto de primaria, vivo con mi hermanita de 13 años, mi mamá y mi abuela, pero en mi casa viven muchos familiares más. Siempre vengo alegre y feliz desde que inicio, me encanta porque aprendo muchas cosas, nos dan clases de lectura y puedo ser mejor en la escuela, también coloreamos en cartillas grandes de muñecos” 

Esther Carolina

9 años

“Vivo con mi mamá y mi hermanito de 7 años, mi mamá trabaja en casa de familia con el aseo. Es muy divertido venir al programa cada semana, siempre espero que llegue ese día porque hacemos muchas actividades, la que más me gusta es que practicamos la lectura con la profesora chelito y leemos muchos cuentos de princesas y yo soy una de esas princesas”

Natalia León

Voluntaria

“Soy Natalia y vivo con mis dos niños de 4 años y el bebé de 3 meses, mi esposo trabaja en construcción y yo cuido de los niños. Vengo a colaborarle a doña Paula en la fundación porque puedo cambiar de ambiente, y siempre me ha gustado ser profesora, pero no pude terminar mis estudios por falta de plata. Yo me siento feliz siendo parte de este lindo proyecto porque les enseñamos muchas cosas a los niños de este barrio, acá les enseñamos a leer a escribir y ellos son felices en el programa”

Diana Beltrán

Voluntaria

“Me da mucha satisfacción como ser humano ser voluntaria de la fundación, ayudar a estos pequeños que lo necesitan y así lograr sacarlos de tanto analfabetismo que hay. El trabajo como voluntario te permite pasar un poco mas de tiempo concentrándote en los demás y te pone en situaciones con las que no habrías tenido contacto en tu vida habitual, es poder ayudar a cambiar el mundo con nuestro granito de arena. Lo mejor que podemos hacer es enseñar a los niños el valor de la educación”

Alba Lucía León

Voluntaria

“Vivo en el barrio con 3 de mis 8 hijos, soy madre soltera y trabajo en las labores del hogar para sostener a los hijos. Trabajo con doña Paula desde un principio, y es muy hermosa esta labor. A los niños del barrio les enseñamos a escribir y a leer. Ellos leen cuentos que les gustan y pasan tardes alejados de la cruel realidad de sus vidas. Las actividades ayudan a que los niños le cojan amor al estudio y sepan que si no estudian no van a poder salir adelante y ayudar a sus familias. Los niños aman venir los jueves y les dan muy buenos algos”